Nantli Karely

Necesito ya un respiro de la Familia y los niños…

 

Estoy cansada, exhausta para ser exactos, todo el tiempo con cosas pendientes, corriendo con citas de un lado al otro, haciendo almuerzos, cenas, meriendas para los niños, comprando zapatillas de deporte nuevas porque las “viejas” aunque tiene tres meses ya son demasiado pequeñas, estoy cansada de sentarme a leer un libro y tener que pararme enseguida a buscar cuadernos de mate perdidos, un yogurt al frigorifico o algún juguete que por extraña razón a la simple viste de un niño está desaparecido… y si bien en mi post anterior te hablaba de incluír a los niños en la rutina diaria también es muy necesario darse un espacio y hacer cosas sólo para uno mismo.

Estando agotadísima decidí de vez en vez hacer cosas lejos de la rutina, de las prisas, la gente ni se imagina lo que es estar todo el día corriendo, llegando ligeramente impuntual a todos lados, comiendo en el coche y siempre a prisa, para al final del día darte cuenta que al día siguiente será igual de exhausto, con más citas, con más mensajes sin contestar que quedarán en la mente…

Por eso decidí darme ese lujo, salir con amigas, darme un respiro, sin culpas, sin excusas tan sólo porque sí, porque soy yo y porque antes de ser Madre y Esposa soy Mujer, y me quiero y si me quiero no basta con saberlo, me lo demuestro…

Me voy cada fin de semana o dos a comprar al super sin prisas, a leer las etiquetas detenidamente porque me interesa cuanta azúcar estamos realmente consumiendo, me voy a pasear al perro no solo rápido para que haga sus necesidades en menos de 15 minutos, me voy al bosque a oler el suelo humedo y escuchar la suave brisa que me brindan los arboles al ir caminando conscientemente, en el aquí y ahora, no hay niños, ni marido, ni citas… estoy yo y el bosque…

¡Qúe delicia! ¡Me encanta disfrutarnos solos, sin apuros!

Cuando mis amigas me invitan a una copa por lo regular no tengo ganas, me siento cansada y quiero mi cama, pero de vez en cuando cedo, pues se que será una velada linda y llena de risas, me lo permito sin culpa y sin exceso…

Ufff un respiro, me hace tan bien, despúes de eso, ya no grito porque se cae el zumo, porque se manchan la blusa o porque me dan un golpe en la pierna corriendo brusco, tan sólo ihnalo profundo  y pienso… ¡Qué bien que me he dado un respiro!

Para darte un respiro simplemente puedes:

  • dejar las prisas por un momento y hacer lo que sea que estés haciendo conscientemente sin pensar en nada más
  • salir con amigas a tomar un café o una copa de vino, da igual lo importante es disfrutar la compañia adulta
  • hacer deporte
  • hacerte uncambio de look
  • tomarte un  spa a solas
  • leer un buen libro

¿Crees que es posible darse un respiro como padre de familia sin culpas? ¿Qué opinas al respecto?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Scroll To Top